La compra de una sociedad previamente constituida por nosotros y debidamente registrada en el Registro Mercantil, permite que disponga de ella de forma inmediata y garantiza la confidencialidad de la titularidad de los nuevos socios, salvo que se trate de una sociedad constituida por un único socio (unipersonalidad).